Plan de cría

Nuestro plan de cría

Para nosotros criar Rhodesian Ridgeback es un hobby, ni vivimos de ello, ni pretendemos hacerlo. Ahora bien, no nos lo tomamos como algo trivial.

Nada más lejos de la realidad.

No queremos que sea un hobby como cualquier otro, justo todo lo contrario. Lo hacemos por gusto, por afición y cuando alguien hace las cosas porque simplemente le gustan, aún hay más motivos para hacerlas de la mejor manera posible. Intentado dejar una firma, buscando un objetivo y poniendo todo el empeño en buscar la mejora día tras día. No en vano no estamos tratando con muebles o bicicletas, se trata de seres vivos. Se trata de parte de nuestra familia.

En primer lugar, nuestras perras son un miembro más de la familia. Es por ello que siempre buscamos su bienestar en todos los sentidos. Viven y duermen en casa con nosotros. Los cachorros nacen en nuestro salón y no concebimos hacerlo de otra forma.

De igual modo no críamos indiscriminadamente con ellas, ni lo hacemos de cualquier forma. Medimos muy bien los tiempos, la edad de la hembra, esperando siempre a su máximo desarrollo tanto físico como mental. Nunca antes de los 3 años de edad aproximadamente.

Nuestras perras tienen todas las pruebas de salud pertinentes y necesarias para asegurar la buena salud de sus cachorros (en cuanto a patologías genéticas se refiere) y por ello buscamos un macho con las mismas características.

Consideramos básico a la hora de criar que ambos progenitores tengan todas las pruebas de salud existentes en la actualidad, con sus certificados y homologaciones correspondientes. Siempre testados y libres de todas ellas.

Por lo tanto la selección del macho es súper importante. Buscamos que este criado en familia, como los nuestros.

No se trata de juntar una hembra con un macho. Lleva un laborioso trabajo detrás. Buscamos perros que además de tener una homogeneidad (morfológicamente hablando) con nuestra hembra, tengan las pruebas de salud realizadas y atesoren tener un buen carácter.

Todo esto así a modo resumen, pero os podemos asegurar que lleva mucho más trabajo, como por ejemplo la compatibilidad de pedigrees y un largo etcétera que supone mucho tiempo de estudio.

Como decíamos, para nosotros, nuestras perras son lo primero y esto es una afición, en la que lo volcamos todo y tratamos de ser lo más puristas posibles. No criamos por criar, ni lo hacemos muy a menudo. Solo lo hacemos para aportar nuestro granito de arena a esta maravillosa raza, para fomentarla, para sumar lo poco que nosotros podamos saber sobre ella, para que perdure en el tiempo y sobretodo por y para mantener un Ridgeback funcional en todos los sentidos, manteniendo su carácter, salud y morfología. Siempre, claro está, cumpliendo con el estándar.

Cuando uno cría tiene que tener claros unos objetivos, una meta y cuál es su camino a seguir. Como ya hemos dicho, para nosotros esto no se trata de juntar un perro y una perra. Eso puede hacerlo cualquiera. Pero, ¿aportaría algo a la raza? ¿ha mirado/estudiado el carácter y la salud de los progenitores? ¿sabemos algo del pedigrí y por lo tanto de la procedencia?.

Con la cría indiscriminada y la compra sin mayor objetivo que el de “quiero un perrito”, no hacemos más que fomentar el abandono a corto plazo y la desaparición de la raza tal y como la conocemos a medio/largo plazo.

Está claro que nosotros podemos tener nuestros gustos personales o preferencias sobre la raza, pero los criadores no podemos hacer que estos, si no aportan ningún beneficio a la raza, prevalezcan sobre ella.

Como comprador debes seleccionar el criador en primer lugar, visitarlos, ver cómo son ellos y qué carácter tienen sus perros, cómo viven y cómo los tratan y educan. Y solo si todo esto te gusta, es cuando deberías intentar añadir un nuevo miembro a tu familia.

El comprador tiene la obligación moral de no fomentar una cría irresponsable, una cría que no aporte nada a la raza. Esta cría está abocada a que muchos de los cachorros que saca al mundo, acaben en perreras o, pero aun, en familias que los van a utilizar como una fuente ilimitada de ingresos.

Ya sabéis cómo criamos nosotros, así que por favor, si estás interesado en un Mandela Ridgeback, debes de estar de acuerdo en ello.

Gracias.